Información Derechos Personas con discapacidad

Nuevo apoyo a situaciones de discapacidad 2021

Como ayudar y proteger a nuestros mayores de forma digna

Todos conocemos una persona o tenemos un familiar que tiene algún tipo de deficiencia cognitiva o discapacidad y muchas veces no sabemos como ayudarle. Se nos vienen a la cabeza que tenemos que pedir su incapacitación ante un juzgado y todo nos parece caro y complicado. Eso ha cambiado y ahora podemos apoyar a esas personas de una manera fácil y rápida como explicaremos.

El pasado 3 de septiembre entró en vigor la Ley 8/2021, de 2 de junio y el Decreto Ley 19/2021 catalán adaptando y adecuando la normativa a la ley.

Estas normas redundan claramente en beneficio del discapacitado intentando configurar herramientas útiles para su defensa y protección intentando respetar su dignidad como persona con los mismos derechos que los demás.

 Principales cambios

  • El tutor pasa a considerarse curador. Lo que significa que las tutelas ejercidas sobre el discapacitado serán menos genéricas y deberán adecuarse a las necesidades reales del discapacitado.
  • Desaparece casi completamente el concepto de tutor como aquel que puede hacer casi cualquier cosa en nombre del discapacitado y se favorece la figura del curador. Es decir el de una persona o institución que pueda realizar una serie concreta de acciones en favor de la persona que así lo requiera.
  • Aparece una nueva herramienta de apoyo que es la creación de un documento notarial de asistencia que puede realizar cualquiera nombrando a una o varias personas como sus asistentes en tareas concretas, por ejemplo, las económicas. Es decir podemos hacer este documento, que se inscribirá en el Registro Civil, sin necesidad de solicitar ningún tipo de curatela o ayuda judicial. Es muy util de cara a la asistencia a personas mayores que, todo y que no pueden considerarse como disminuidos, tienen mermadas sus facultades y necesitan una serie de apoyos en su acciones diarias, ya sean económicas como personales.  Eso si esa escritura notarial requiere la firma de abogado junto a la persona que solicita esa asistencia.

Asistir sin necesidad de discapacidad

Es aquí donde parece que el legislador ha creado una nueva herramienta realmente útil más allá de los ya existentes poderes, es la nueva figura de la asistencia. Este apoyo lo solicita y autorizada la propia persona que cree que lo necesita. No es necesario que alguien esté discapacitado para que sea consciente de sus actuales deficiencias cognitivas, ya sean estas consecuencia de la edad o por otra causa. No estamos hablando de unos poderes notariales al uso o de una especie de poder a futuro por si acaso. Estamos ante una herramienta rápida y útil, aplicable desde ya.

Para estos casos se ha creado esa nueva figura del asistente que permite que, esa persona totalmente lúcida (sino el notario no le permitirá realizar el documento) y capaz de atender sus necesidades cree necesario un apoyo (que siempre se podrá revocar) a su medida, para una serie de acciones (normalmente económicas) para su defensa y, porque no, de su familia.

Ejemplo práctico

Nuestro padre empieza a tener problemas de atención y varias veces, sin saber como, ha contratado servicios que no necesita o ha realizado compras innecesarias. Precisamente parece que los comerciales de venta telefónica o a domicilio han encontrado en el colectivo de las personas mayores un nicho importante de mercado con prácticas no siempre dentro de la ética.

Solución

Asesorados por un buen abogado podremos realizar un documento para asistir a nuestro familiar en aquello que exactamente necesite, sin menoscabar sus derechos y atendiéndole a la vez.

Tras un estudio con los familiares y la persona necesitada, realizaríamos un borrador que recoja esas asistencias que la persona autoriza y que sean realmente necesarias. Estas asistencias obligan a todos de tal forma que si se realizara un nuevo contrato o compra que debiera estar asistida sería nula de pleno derecho.

Con el contenido, iremos a la notaria que lo protocolizará y lo presentará al Registro Civil para su inscripción y conseguir esa constancia pública oponible frente a terceros.

Conclusión

Gracias a estas nuevas opciones el mismo puede nombrar a sus hijos como asistentes y necesarios a la hora de contratar de tal forma que una contratación, sin su ratificación, no sería válida.

Reunión despacho divorcio

Divorcio Notarial en el 2021

El divorcio notarial es una herramienta muy útil por su sencillez y rapidez que nos permite divorciarnos sin necesidad de acudir a los juzgados.

En resumen, el proceso consiste en realizar un convenio de mutuo acuerdo donde ustedes deberán plasmar aquello que sea acorde a sus intereses (económicos, familiares, etc), con el asesoramiento de letrado/a colegiado y en activo.

A este le aportarán una serie de documentaciones imprescindibles (certificado de matrimonio, libro de familia, etc) y con todo ello este acuerdo se protocolizará ante notario/a.

Tras realizarse la escritura será el propio notario/a quien enviará la comunicación al Registro Civil que procederá a inscribir el divorcio.

Hasta aquí todo perfecto pero el problema viene a que es una herramienta que no vale para todo el mundo.

¿Quién puede acceder al Divorcio Notarial?

Artículo 82.

1. Los cónyuges podrán acordar su separación de mutuo acuerdo transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio mediante la formulación de un convenio regulador ante el letrado de la Administración de Justicia o en escritura pública ante Notario, en el que, junto a la voluntad inequívoca de separarse, determinarán las medidas que hayan de regular los efectos derivados de la separación en los términos establecidos en el artículo 90. Los funcionarios diplomáticos o consulares, en ejercicio de las funciones notariales que tienen atribuidas, no podrán autorizar la escritura pública de separación.

Los cónyuges deberán intervenir en el otorgamiento de modo personal, sin perjuicio de que deban estar asistidos por letrado en ejercicio, prestando su consentimiento ante el letrado de la Administración de Justicia o notario. Igualmente los hijos mayores o menores emancipados deberán otorgar el consentimiento ante el letrado de la Administración de Justicia o Notario respecto de las medidas que les afecten por carecer de ingresos propios y convivir en el domicilio familiar.

2. No será de aplicación lo dispuesto en este artículo cuando existan hijos en la situación a la que se refiere el artículo anterior.

¿.Qué se necesita?

  • Abogado. Es una figura necesaria. No se puede ir sin abogado que firmará también la escritura. El abogado será el encargado de traducir sus intereses en un documento que ambos deberán consensuar.
  • Un Convenio. Un documento acordado y firmado por ambas partes. También deberán firmarlo los hijos mayores de edad si los hubiera y estos aún fueran económicamente dependientes. En el Convenio se recogerán las liquidaciones económicas pertinentes, los acuerdos sobre la vivienda familiar, pensiones, pagos, etc.

¿Que nos permite?

  • Ya hemos dicho que lo primero es separarnos o divorciarnos, es decir, romper los vínculos legales con nuestra expareja.
  • Regular las facetas económicas de esta separación o divorcio con las mismas características fiscales ventajosas que tienen las realizadas ante los juzgados. En la mayoría de supuestos la realización de este acuerdo de divorcio notarial nos permitirá repartir nuestro patrimonio común sin pagar casi impuestos.
  • Inmediatez. El tiempo en que se tarde en llegar a ese acuerdo y en citarnos con el notario será la única tardanza. Estamos hablando de días en lugar de los meses que se pueden perder en los juzgados.
  • Coste. El coste debiera ser inferior al que nos costaría realizar este divorcio a través de los cauces judiciales. El abogado les presentará un presupuesto ajustado a la complejidad del asunto y los aranceles notariales dependerán del contenido económico, hojas, etc. Salvo casos excepcionales no aprecen terceros profesionales (procuradores, peritos, etc).

¿A quien le interesa?

  • A casi todo el mundo que cumpla los requisitos que hemos comentado, en especial el no tener hijos comunes menores de edad.
Importancia disponer abogado de confianza

La importancia de contar con un abogado cercano y de confianza en el siglo XXI

Multitud de circunstancias de la vida se ven favorecidas si cuentas con el apoyo de un buen asesor jurídico cercano.

Desde una compra o una venta de un piso a una herencia, desde un accidente a una reclamación contra un Banco, el abogado de confianza te ayudará adaptándose a tus circunstancias personales.

Las ventajas de contar con un licenciado en derecho comprometido con tu posición es un acierto personal y, en muchas ocasiones, profesional, frente a terceros.

Cercanía. Cuando un abogado se necesita cerca

Al contrario de elegir plataformas despersonalizadas, el abogado de cercanía y comprometido con sus problemas podrá responder a sus requerimientos de manera ágil y rápida. No sólo podrás contactar con él a través de las herramientas TIC, sino también de forma personal. Todos sabemos que hay problemas que dificilmente se pueden entender y afrontar por teléfono o por mail.

Seguridad. Cuando un abogado es fiable

Nada hay más fiable que saber que esa o esas personas tienen su despacho en el lugar donde residen. Nada es más importante para un abogado que su prestigio y aún más para un abogado que pertenecen a tu núcleo urbano y que no puede permitirse no ser totalmente efectivo y profesional.

Al igual que los nuevos tiempos requieren un nuevo concepto del consumo eso también está sucediendo en el asesoramiento legal. La tendencia de un mercado jurídico dominado por boots y por grandes compañías de venta online esta cambiando. Piense, por ejemplo, en como un trabajador de una de estas mega empresas podrá cumplir el código deontológico y las buenas formas que esta profesión exige y, además, como podrá usted, si es necesario, pedirle responsabilidades.

Es evidente que un abogado o abogada de proximidad experto en su problema será siempre la mejor solución.

Vicios ocultos en una vivienda

Es importante tener presente que la estricta acción de reclamación por vicios ocultos sólo dura seis meses

Si compramos un piso, una casa, un local y resulta que este tiene daños graves que desconocíamos y que no eran visibles, podemos reclamarlos. Ya sea a través de la resolución de la compraventa y una posible indemnización, o solicitando una rebaja en el precio de la compra.

Conforme el artículo 1490 del Código Civil, esta acció sólo dura seis meses. Pasados estos tendremos otras acciones como la aliud pro alio que tienen una caducidad en Catalunya de 10 años. En cualquier caso, lo ideal es que reclamemos al vendedor dentro de esos seis meses. Mi recomendación es comunicar al vendedor urgentemente cualquier defecto y es importante, en un asunto tan técnico como este, hacerlo a través de un buen abogado.